Kukuxumusu por el autismo: 50 pictogramas

MÓNICA PÉREZ-.

ENTREVISTA A MIKEL URMENETA

Mikel Urmeneta es el genio creativo detrás de la marca Kukuxumusu. Recientemente, él y su socio Mikel Santos (“Belatz”) han recibido el encargo de diseñar 50 pictogramas que se utilizarán para trabajar con las personas con autismo. Mikel nos cuenta más de cerca este proyecto.

PDF Entrevista a Mikel Urmeneta

fotografía de Mónica Pérez

Mikel Urmeneta trabajando con los bocetos de los pictogramas. Foto: Mónica Pérez

Mikel, ¿en qué momento os involucráis en este proyecto?
Nos hace ilusión colaborar en iniciativas como esta. Siempre que a Kukuxumusu llega algún encargo de contenido social o que, de alguna manera, puede ayudar a gente desfavorecida o que tenga dificultades, aceptamos en el trabajo.

¿Cuáles fueron tus primeras sensaciones a la hora de plantearte cómo ibas a diseñar los 50 pictogramas?
Me pareció un trabajo bonito. Tenía  ya perfectamente pensado en qué estilo los quería hacer pero entonces empecé a ver el problema real del autistas de cara, sobre todo, al lenguaje oral y el lenguaje escrito, y a entender cómo tenían que ser los pictogramas para la gente con autismo. Te das cuenta del desconocimiento general que tú mismo tienes sobre el autismo. No sabes exactamente cómo le afecta a la persona o cómo puedes ayudar con tus dibujos a resolver esas carencias

En cualquier caso no estoy muy de acuerdo con el propio nombre de “pictograma”. Me parece una palabra que no refleja bien lo complejo que es, en realidad,  el proceso artístico que hay detrás de todo esto. Tampoco tengo la sensación de que haya una unidad de estilo en el diseño de los pictogramas. Veo el fin didáctico que se persigue pero tengo la sensación de que falta esta aportación de mimo creativo que, tal vez, sea lo que pueda captar mejor la atención de una persona con autismo o, incluso, que le sirva para despertar su propia capacidad artística.

¿Por qué crees que se ha elegido la estética de Kukuxumusu para diseñar los pictogramas?
Un poco las dos cosas que hacemos efectivas en este caso, en nuestro tipo de dibujo, es que se adecua muy bien para hacer este tipo de patrón simplificado, porque es sencillo y es muy claro, y a la vez, al ser Kukuxumusu una marca reconocida y reconocible, estamos haciendo también la labor de difusión del problema.

Nos es relativamente fácil contar una historia muy simple en la que creemos que vamos a llegar al niño autista. Lo que estamos intentando es dar a los pictogramas un estilo cuidado y divertido pero inteligible; que tenga una unidad de estilo todo lo que dibujamos para que, por un lado, cumpla la misión principal de que la persona con autismo entienda el mensaje, pero luego, que tenga también una estética bonita que ella misma puede llegar a apreciar y también las demás personas. Creo que esto es importante y también por lo que nos llamaron a nosotros.

¿Crees entonces que Kukuxumusu resultará útil en la labor de fomentar la sensibilización de la sociedad hacia el problema del autismo?
Fíjate. Me ha sorprendido mucho ver que, incluso ahora que todavía no hemos sacado a la luz el resultado del trabajo, la gente conoce ya la participación de Kukuxumusu en este proyecto de los pictogramas. Muchas personas, en distintas partes de España, se nos han acercado en la calle para agradecernos esta colaboración. Estoy realmente sorprendido de la difusión que ya está teniendo. No sabemos el resultado práctico que tendrán finalmente los 50 dibujos que hagamos, pero vemos que, por lo menos,  ya estamos cumpliendo con las expectativas de difusión del proyecto. 

Desde el punto de vista artístico, desde vuestro trabajo, ¿cuál ha sido el mayor reto que se te ha planteado en este proyecto?
El concepto que tienes que transmitir lo entiendes rápido pero el resultado es una incógnita. Nosotros tenemos un estilo de dibujo que omite la nariz de las personas, o que da un tono amarillento a nuestros personajes, y eso, a pesar de que cada dibujo se coteja con un grupo que conoce la materia, nos plantea constantemente la duda de si serán cosas que influirán o no en el mensaje.

Para mí, el reto es que esto funcione, que guste y que cumpla una labor. Más que la dificultad en sí del trabajo. Dentro de todo el proceso que puede vivir una persona con autismo, el ver si luego lo que tú has hecho, de alguna manera, responde por lo menos a una parte importante de la gente que tiene autismo. El que sea importante aquello que hemos hecho porque cumple con su misión, básicamente.

¿Qué te llevas de la experiencia de volcarte en un mundo que para tí era desconocido?
Precisamente eso. El tratar de entender la realidad que viven las personas con autismo. Era para nosotros un mundo desconocido y ha sido un momento de abandonar la frivolidad y los rechazos sociales. Estamos siempre mirando problemas tontos por otras partes, muy comunes, y no te das cuenta de que el vecino tiene un problema muchísimo mas complejo por resolver; una disfunción que le inhabilita a entender la vida de la manera en que la podrías entender tú.

Te quedas con el poder ayudar. Para mí, el simplemente el hecho de que una persona con autismo vea este dibujo y se sienta parte de la información que yo he comunicado aquí, y la entienda, ya es un exitazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s