La receta que sigue Egoitz

AMAIA RODRÍGUEZ Y BORJA PRADO.- Egoitz, con sólo cuatro años, ya sigue un conjunto de terapias propias de quien tiene el tipo de deficiencias que él padece. Karlo y Begoña, sus padres, se han preocupado por buscar terapias alternativas que ayuden a Egoitz en su rendimiento y que le permitan en un futuro tener una vida lo más corriente posible. La receta que Karlo y Begoña hacen seguir a Egoitz consiste en:

1. Toto: después de Egoitz, es el protagonista. Toto es el loro con el que se pretende que Egoitz supere su déficit de atención. La idea de Karlo -que es la que motiva que éste quiera crear la asociación Toto Txokoa- es que Egoitz interactúe con el loro y juegue con él para que ejercite su capacidad de concentración en una misma cosa. Con la asociación Toto Txokoa, Karlo pretende poder ayudar a personas con déficit de atención o autismo a través de la terapia con loros.

Toto volando

Toto es el loro con el que Karlo espera reforzar la capacidad de atención de su hijo.

2. Equinoterapia:  aquí Egoitz vuelve a interactuar con un animal pero, en este caso, con un caballo. Se diferencia de la terapia anterior en que lo que ésta pretende fomentar no es la capacidad de concentración, sino su coordinación. Biki Blasco, directora del centro de equitación y equinoterapia al que acude Egoitz, ayuda al niño a realizar diferentes ejercicios encima del caballo. Egoitz logra ponerse de pie sobre el caballo, sentarse al revés sobre la montura, o jugar con una pelota de fútbol pasándosela a un compañero que va a sobre otro caballo a su lado.

Screenshot 2013-11-14 14.16.41

Egoitz realiza distintas actividades sobre el caballo que le ayudan en su coordinación.

3. Logopeda clínica: Egoitz acude cada semana a una logopeda. Durante el tiempo que está con ella, ésta le ayuda a Egoitz a fortalecer los músculos de la boca, pues una de las deficiencias de Egoitz es la de no poder comunicarse verbalmente con sus amigos. Egoitz no tiene poca fuerza para mover la parte inferior de la boca. Entre otras cosas, esto le hace difícil mantener la saliva dentro de la boca.

Una de las dificultades de Egotiz es controlar su mandíbula inferior, por eso es muy frecuente ver cómo se le cae la baba.

Una de las dificultades de Egotiz es controlar su mandíbula inferior. Por eso es muy frecuente ver cómo se le cae la baba.

4. Comunicador dinámico: el comunicador dinámico es una tableta que le sirve a Egoitz para poder comunicarse con los demás. El sistema consta de unos pictogramas que Egoitz puede pulsar y que emiten los sonidos por él. Todavía no sabe manejarlo bien, pues su déficit de atención supone una barrera para que Egoitz logre concentrarse en el aparato. Aún así, su madre se esfuerza en que el  niño dedique un tiempo al comunicador dinámico para que vaya habituándose a él.

Egoitz está aprendiendo a utilizar el comunicador dinámico, gracias a la ayuda de sus padres.

Egoitz está aprendiendo a utilizar el comunicador dinámico, gracias a la ayuda de sus padres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s