Muchas horas de entrenamiento convierten a estos perros en las manos de personas con discapacidades físicas

ANIA MARTÍNEZ.- Adiestrar a un perro es un trabajo costoso y duro, pero muy gratificante a la vez. En estas fotos, tomadas en la sede de Biak Bat en Alsasua, se muestran algunos de los ejercicios que los animales repiten una y otra vez para adquirir las habilidades necesarias para convertirse en perros de asistencia para personas con discapacidades físicas.

Nipón haciendo trabajo de obediencia con Andrea, entrenadora y educadora de Biak Bat, para entrar en contacto con el "juego". ÓSCAR ANSÓ

Nipón, perro de asistencia, haciendo trabajo de obediencia con Andrea, entrenadora y educadora de Biak Bat. ÓSCAR ANSÓ

Nipón, perro de asistencia, preparado para obedecer las órdenes de su entrenadora. ANIA MARTÍNEZ

Nipón preparado para obedecer las órdenes de su entrenadora. ANIA MARTÍNEZ

Andrea manda a Nipón la "orden" de abrir la puerta. Así, el animal sabe lo que se le pide en todo momento. ÓSCAR ANSÓ

Andrea manda a Nipón abrir la puerta. ANIA MARTÍNEZ

Nipón abriendo la puerta después de recibir el mensaje lanzado por su entrenadora, Andrea. ANIA MARTÍNEZ

Nipón abriendo la puerta después de recibir la orden de su entrenadora Andrea. ANIA MARTÍNEZ

Nipón ahora ante el reto de obedecer las ordenes que le pide Andrea con el cono de obra. ÓSCAR ANSÓ

Nipón ante el reto de obedecer las ordenes que le pide Andrea con el cono de obra. ÓSCAR ANSÓ

Andrea no consigue que Nipón entienda su orden, lo que conlleva a que el perro esté desorientado. ANIA MARTÍNEZ

Andrea no consigue que Nipón entienda su orden, por lo que el perro esté desorientado. ANIA MARTÍNEZ

En esta ocasión, Nipón consigue entender lo que su entrenadora le pide. Esto hace que el perro sea premiado. ÓSCAR ANSÓ

Nipón consigue entender lo que su entrenadora le pide: tocar el cono con el hocico. ANIA MARTÍNEZ

En esta ocasión el turno es de Pontiak, otro de los perros de asistencia de la Fundación Bocalán Biak Bat. Iosu, su entrenador, trabaja con el obediencia para tener una primera toma de contacto. ANIA MARTÍNEZ

Josu trabaja con Pontiak la obediencia para tener una primera toma de contacto. ANIA MARTÍNEZ

Pontiak es un perro preparado para atender a personas con movilidad reducida. Aquí su entrenador simula ser un minusvalido y espera a su orden para obedecer. ÓSCAR ANSÓ

Pontiak es un perro preparado para atender a personas con movilidad reducida. En la foto espera a la orden de su entrenador. ANIA MARTÍNEZ

Ante la orden de ir al cajón, Pontiak abre el cajón y saca el peluche que su entrenador le ha mandado. La acción conlleva abrir el cajón, coger el objeto, cerrar el cajón y dar el objeto al entrenador. ANIA MARTÍNEZ

Ante la orden de ir al cajón, Pontiak abre el cajón y saca el peluche que está dentro. ANIA MARTÍNEZ

Otra de las posibilidades que ofrece Pontiak es la de encender y apagar una luz. ÓSCAR ANSÓ

Otra de las posibilidades que ofrece Pontiak es la de encender y apagar una luz. ANIA MARTÍNEZ

Secuencia de como Pontiak le quita la sudadera a su entrenador, Iosu. ANIA MARTÍNEZ

Secuencia de como Pontiak le quita la sudadera a su entrenador, Josu. ÓSCAR ANSÓ

Secuencia de como Pontiak le quita la sudadera a su entrenador, Iosu. ANIA MARTÍNEZ

Secuencia de como Pontiak le quita la sudadera a su entrenador, Josu. ÓSCAR ANSÓ

Secuencia de como Pontiak le quita la sudadera a su entrenador, Iosu. ANIA MARTÍNEZ

Secuencia de cómo Pontiak le quita la sudadera a su entrenador. ANIA MARTÍNEZ

Pontiak, además de quitar sudaderas, también es capaz de quitar zapatillas y calcetines, ¡sin romperlos! ÓSCAR ANSÓ

Pontiak también sabe quitar zapatillas y calcetines, ¡sin romperlos! ANIA MARTÍNEZ

Iosu, entrenador de Biak Bat, prepara el teléfono para que Pontiak, su perro, lo encuentre y se lo lleve a la mano. ANIA MARTÍNEZ

Josu, entrenador de Biak Bat, prepara el teléfono para que Pontiak, su perro, lo encuentre y se lo lleve a la mano. ANIA MARTÍNEZ

Nuestro compañero, Óscar, pudo ejercer de niño con autismo, y comprobar como si trataba de escapar, Pontiak era capaz de quedarse inmóvil sin que nada lo pudiera mover. ANIA MARTÍNEZ

Nuestro compañero, Óscar, pudo ejercer de niño con autismo, y comprobar cómo si trataba de escapar, Pontiak era capaz de quedarse inmóvil sin que nada lo pudiera mover. ANIA MARTÍNEZ

Cake, otra de las perras de la Fundación, como buena ama de casa, también es capaz de recoger la colada del tenderete. ÓSCAR ANSÓ

Cake, otra de las perras de la Fundación es capaz de recoger la colada del tendedero. ANIA MARTÍNEZ

También, Cake obedece cuando su entrenador le pide que le lleve la cesta de la compra. ÓSCAR ANSÓ

Cake obedece cuando su entrenador le pide que le lleve la cesta de la compra. ÓSCAR ANSÓ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s