Kiko Sagardoy: “Escuchamos la palabra trastorno y ya pensamos que nuestro hijo es menos que los demás”

JAVIER ROBLES.- Kiko Sagardoy lleva 23 años en el Colegio Santa Teresa de Pamplona.  Tras estudiar Psicología se incorporó al centro donde, además de labor docente, ha sido el encargado del departamento de orientación.  A lo largo de estos más de veinte años,  han sido muchas las promociones de estudiantes que han pasado por el colegio. Cada una de ellas con sus características y  peculiaridades. En estos años ha avanzado el concepto de lo que se entiende por una buena orientación. También han cambiado las necesidades de los alumnos y el entorno en el que se desarrollan. Sentado en la mesa de su despacho, precedido por el letrero “orientación”, se dispone hablar del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactivad (TDAH).

  • “El concepto de los profesores y padres ante el trastorno ha cambiado sustancialmente”
  • “El centro siempre tiene que intentar hacer más fácil la vida del alumno”
  • “No tiene sentido pensar que el TDAH es el mismo para todos. Cada caso y cada chico son distintos”

Así explica Sagardoy cómo se afronta el diagnóstico de TDAH

A lo largo de tu trayectoria como profesor y orientador has visto pasar cientos de alumnos. ¿Era en 1992 el TDAH una realidad presente como lo es ahora?

Los casos de déficit de atención e hiperactivad han existido siempre. Existían en 1992 y existen ahora. Hay que tener en cuenta que es un trastorno que afecta al 5% de la población, según los últimos datos. Por tanto, en cada clase, en cada curso hay posibilidad de encontrar un chico con TDAH.  Lo que no tiene sentido es pensar que el TDAH es el mismo para todos. Cada caso y cada chico son distintos.

¿El tratamiento del trastorno ha cambiado? ¿Hay más conciencia?

El entorno ha cambiado, sin duda. Recuerdo cuando comenzaron a darse los primeros casos de lo que entonces comenzó a llamarse alumnos “hiperquinéticos”. No es que hasta entonces no se hubiera hecho nada. Pero sí que, sin duda, en el primer momento hubo un boom de casos.

¿Un boom de casos supuso un sobrediagnóstico?

No creo que pueda hablarse de sobrediagnóstico. Cada caso es diferente, eso sí. No puedes establecer una comparación entre un chaval y otro.  Además, se trata de déficit de atención e hiperactividad. No es  una única cosa. No se da en el mismo grado.

El orientador Kiko Sagardoy

El orientador Kiko Sagardoy en su despacho. JAVI ROBLES

¿Nota el profesor la diferencia entre uno y otro?

Lo más fácil es detectar el hiperactivo.  Ese chico que no para quieto en clase, que no es capaz de hacer caso más de cinco minutos seguidos. Esos son los más sencillos de detectar.

¿Les afecta a su rendimiento desde un primer momento?

No siempre. Al final, buena parte de estos casos (refiriéndose a los hiperactivos) se descubren en la E.S.O. (Educación Secundaria Obligatoria). Muchas veces son alumnos inteligentes que, aunque no se concentren mucho, consiguen superar la Educación Primaria. Es al llegar a la E.S.O cuando aparecen los escollos

Y, ¿qué hay de los niños de 6-7 años que ya bien medicados para tratar esa hiperactivad?

Esto es lo que ha cambiado. Cada vez el diagnóstico es más precoz. Esto a veces facilita mucho que los chicos entren con mayor facilidad en la E.S.O.

¿Qué ocurre con los alumnos que padecen déficit de atención?

Es lo más difícil. Los que conocemos como “inatentos”. Al final un chipo hiperactivo es visiblemente hiperactivo. Todos tenemos en mente el típico “guindilla”. El déficit de atención es distinto. Muchas veces no molestan a nadie. No llaman la atención en clase. Y, evidentemente, en un aula con cerca de treinta alumnos es mucho más difícil de detectar. Aquí además se une el estigma del chico vago.

Y desde el centro, ¿cómo se gestiona esto?

Lo primero es ver cada caso en particular. Acercarnos al chico y conocer su situación. Hablar con él y con los padres. Lo primero es ir a la persona. Luego ya vendrá la solución. El centro siempre tiene que intentar hacer más fácil la vida del alumno.

La evolución de los jóvenes con TDAH

¿Se toman medidas concretas? ¿Qué hace el colegio por ellos?

Esencialmente podríamos hablar de dos tipos de medidas. Por un lado las compensatorias y por otro lado las orientadas a establecer pautas. Las compensatorias no significan un trato preferente sino, simplemente, un poco diferente. Por ejemplo, dejarles cinco minutos más en el examen. Son alumnos que tardan más que otros en centrarse. Otra de las medidas es recordarles cosas tan sencillas como ver si han mirado la parte de atrás de la hoja. ¡Muchas veces se olvidan de darle la vuelta al examen!

Y, en el caso de las pautas, ¿se trata de establecer rutinas?

Sí. Entre otras cosas. No es que los chicos no tengan rutinas sino de reforzarlas. Ayudarles a buscar sus momentos de hacer deberes, de estudiar, de desconectar. Es un esfuerzo que tiene que ser compartido entre los padres y el personal docente. Aquí partimos de una base. La mayoría de los alumnos llega un momento que son capaces de autogestionar sus esfuerzos de estudio. Y los chicos que tienen este condicionante tienen que alcanzar ese objetivo.

El establecimiento de rutinas como guía para el desarrollo de la persona

¿Es otro de los problemas? ¿Estigmatizar al que sufre el trastorno?

En parte sí. Aunque, afortunadamente, creo que está cambiando. Cada vez menos se les ve como el típico vago, el que no quiere hacer nada. Es un trastorno diagnosticado. Médicamente diagnosticado. Hay cientos de estudios sobre el tema. Al final, como en todo, siempre estará el que cree que no existe, el que cree que se exagera, el que cree que hay otras vías. Yo creo en que hay que intentar ayudarles. Si se les medica o no será cosa del médico. A mí me corresponde ayudar a la persona en el aspecto académico. Porque lo académico es parte de lo personal.

Kiko Sagardoy. JAVI ROBLES

Kiko Sagardoy. JAVI ROBLES

¿De este modo no sientan que fracasan?

Eso es. Porque muchas veces el estado de ánimo se traslada a lo académico. Y conseguir que los chavales triunfen en el colegio les hace sentirse más seguros, ser más felices. Muchas veces el triunfo es aprobar todo. Otras veces es sacar un sobresaliente en alguna asignatura. En definitiva, quitarse de encima la etiqueta de que no conseguirán nada.

¿Cómo lo viven los compañeros de los chicos con TDAH? ¿Son una ayuda en este sentido?

Hay de todo pero, por lo general, ellos son los que lo ven como algo normal.  Suele ser un tema más de los padres.  El concepto de los profesores y padres ha cambiado sustancialmente y, en parte, nos siguen llevando ventaja los alumnos. Ellos hacen normal la situación. Es su compañero y no le dan más importancia. Siempre hay excepciones pero, generalmente, no les importa.

¿Y a quiénes lo padecen?

Hay de todo. Hay algunos que prefieren que no se sepa. Sobre todo si hay medicación de por medio. Hay otros que lo llevan con total naturalidad. Hay quien lleva gafas para corregir una miopía. Yo llevo un tratamiento para corregir un aspecto concreto de mí.

 En el caso de los padres, ¿cómo afrontan el diagnóstico? Ese primer momento…

Pues también depende de los casos. Pero son habitualmente el escollo más importante. Tenemos una tendencia natural a pensar que nuestros hijos no tienen problemas. ¿Cómo va tener mi hijo que tomar pastillas? ¿Cómo va ser mi hijo un trastornado? En este sentido hay que normalizarlo todo. Escuchamos la palabra “trastorno” o la palabra “déficit”  y ya pensamos que nuestro hijo es menos que los demás. Cuando no es así.

Pueden ser incluso más inteligentes, ¿no?

Efectivamente. No está reñido con el nivel intelectual del alumno. El problema es que al tratarse de temas que afectan a componentes no visibles es más difícil. Quiero decir, si a un  chico le falta una pierna es evidente qué le pasa. Lo mismo con el miope etc. Pero ellos son personas absolutamente normales. Únicamente tienen un aspecto concreto que necesita una corrección.

Entonces, como orientador, ¿Cuáles serían sus pautas? ¿Cómo actuaría en ese primer momento del diagnóstico?

Lo primero es ver al chico. Hablar con él, con la familia. Tranquilizarles. Es lo que comentaba antes. Normalizar lo que le pasa. No es un bicho raro. Luego entender que yo represento al centro en un área concreta como es el de la orientación. Pero yo no soy médico. Acudir a un especialista sería el siguiente paso. A partir de ahí seguir las indicaciones que dicte el personal médico y nosotros aplicar nuestras medidas en el colegio. Sumar esfuerzos, vaya.

Kiko Sagardoy. JAVI ROBLES

Kiko Sagardoy. JAVI ROBLES

¿Se comunica a los profesores? ¿Se les avisa?

Habitualmente sí salvo que la familia no quiera. Pero los profesores están ahí para ayudar. Cada vez hay más conciencia, más cursos, más sensibilidad con respecto a estos chavales. El hecho de que lo sepan solo servirá para ayudar.  Puede ser una oportunidad también de humanizar más la educación.

¿Qué le diría a una madre a la que acaban de comunicarle que su hijo padece TDAH?

Que muestre normalidad absoluta. La actitud positiva ayuda al chico. Si ellos ven que es un drama lo perciben. Y se sentirán diferentes. El problema no es que se sientan diferentes sino que lo hagan en un sentido negativo. Que crean que son menos. El TDAH forma parte de la sociedad. Lo mismo que otras cosas. Integrarlo no hará que desaparezca pero sí que lo veamos como algo natural. Es una empresa común. No es de hoy para mañana pero cada paso es un peldaño más.

Y, ¿cuál es el fin?

Que el TDAH no impida el desarrollo de la persona. Que no sea un escollo sino una forma diferente de aprender.

Comparte tu opinión en las redes con el hastag #TDAHnavarra.

 

Anuncios

Un comentario en “Kiko Sagardoy: “Escuchamos la palabra trastorno y ya pensamos que nuestro hijo es menos que los demás”

  1. Pingback: TDAH, ¿una enfermedad de moda? | SOLIDARIOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s