Beneficio y riesgo, cuestión clave en agricultura

Paula Napal.-

Descargar entrevista en PDF

La gente cree que los alimentos ecológicos conllevan menos riesgos toxicológicos que los producidos de forma convencional. Sin embargo, la experta toxicóloga Vettorazzi nos aclara que a día de hoy esa afirmación no se puede corroborar. Explica que toda sustancia es proclive a ser más tóxica si se utiliza mal, y que en agricultura ecológica también hay factores de riesgo naturales.

Así, llegamos a la conclusión que desde el punto de vista de la toxicidad la agricultura ecológica no es mejor ni peor. No obstante, como ella señala, esta moda por los productos ecológicos es beneficiosa para encontrar el punto medio de equilibro y desde el punto de vista medioambiental.

 

Uno de los motivos por los que la gente consume productos ecológicos es porque creen estar expuestos a menos sustancias perjudiciales para la salud. Entrevistamos a Ariane Vettorazzi, experta en Toxicología por la Universidad de Navarra, para hablar de ello.

Hay algunas personas que creen que los alimentos convencionales conllevan algún tipo de riesgo, ¿qué opina como experta toxicóloga?
En primer lugar, un mensaje claro que quiero dar es que la comida que proviene de la agricultura convencional es segura, porque existen normativas europeas específicas para asegurarnos de ello, sino no podríamos estar utilizándola. La agricultura ecológica lo que tiene es ciertas restricciones, es más restrictiva, con respecto al uso de determinados compuestos, sobre todo relacionados con plaguicidas o con ciertos productos químicos sintéticos. Lo que ocurre es que siempre hay un balance entre el riesgo químico y el riesgo biológico o microbiológico. Es decir, hay sustancias que aparecen de manera natural en los alimentos, por ejemplo producidas por hongos, y, por ahora, la información científica que hay acerca de si la agricultura ecológica tiene más o menos toxinas producidas por hongos no es clara. Hay gente que ha encontrado que hay menos y gente que dice que hay más, son estudios muy ambiguos. Entonces respecto a la seguridad de los alimentos la agricultura convencional y la ecológica son iguales. No se puede decir que la convencional no es segura, en absoluto.

¿No ve entonces ningún beneficio que pueda aportar la agricultura ecológica?
Desde el punto de vista de la toxicidad la producción convencional no tiene ningún peligro. Sí que creo que la agricultura ecológica puede tener ciertas ventajas económicas, etc. Pero a día de hoy desde el punto de vista de la seguridad toxicológica hay menos riesgo por exposición a plaguicidas, pero no sabemos nada del riesgo con respecto a otros factores que podría acarrear la agricultura ecológica. No se podría responder en estos momentos si es mejor o peor.

Pero ha dicho que no usar plaguicidas reduce el riesgo químico, ¿no se podría considerar eso una ventaja?
Sí desde el punto de vista del riesgo químico sí. El problema es que hay que dejar muy clara una distinción que hacemos los toxicólogos: natural no es sinónimo de seguro. Las toxinas más potentes que existen son de origen natural, una de ellas es una toxina producida por un hongo que contamina el cereal que es el cancerígeno hepático más peligroso que existe en el hombre. Y es una sustancia natural. Hoy en día vivimos en una sociedad que cree que lo natural es sano, y que un aditivo es siempre sintético, y esto es un error. Por ejemplo, a mucha gente si le das a elegir entre el ácido ascórbico (Vitamina C) y un E-300 en el alimento elegirán Vitamina C, cuando el E-300 es la Vitamina C regulada por la Unión Europea explicándose cómo debe ser utilizada en los alimentos para que sea seguro. Entonces eso se debe distinguir muy bien antes de elegir un determinado tipo de agricultura. Porque muchas veces la Vitamina C, por ejemplo, puede ser sintetizada en el laboratorio o puede estar en una naranja, pero desde el punto de vista químico es la misma molécula, por tanto no hay diferencia. La agricultura ecológica debe cumplir la normativa europea de cómo producir alimentos. Obviamente se deben controlar muy bien los abonos, porque son más usados que en la agricultura convencional. Los abonos son también focos de infecciones microbiológicas. Puedes encontrar “E.coli” en un abono mal utilizado, y no olvidemos que es natural. Es un punto que hay que tener en cuenta siempre.

¿Entonces no hay ningún beneficio?
Respecto a seguridad alimenticia no. Respecto al desarrollo local o menor contaminación ambiental, al no transportar alimentos de un país a otro, sí. Pero también hay una desventaja: toda la agricultura ecológica que se vende a gran escala, rompiendo ese beneficio de la no contaminación ambiental. La agricultura ecológica cumple unos requisitos de no usar plaguicidas que son sintéticos y unas ciertas normativas de producción. Pero como he dicho no podemos responder a día de hoy si un alimento ecológico es mejor o peor que uno convencional.

La gente defiende, sin embargo, el mejor sabor de este tipo de productos, recogidos poco antes del momento de consumo.
Son ventajas que te ofrece la agricultura ecológica justamente por eso, porque si tu estas cogiendo un tomate en Navarra y lo consumes en Navarra lo coges casi en el momento de consumirlo. Si estás cogiendo una piña de otro país no estás recolectándola en el momento de maduración adecuado. Eso en la agricultura ecológica tiene una ventaja, está claro, pero no son aspectos de seguridad alimentaria sino preferencias del consumidor. Por eso creo que es necesario dejar claro qué es agricultura ecológica y qué es agricultura convencional, qué riesgos hay en cada tipo (microbiológicos y químicos), y que el uso adecuado de las sustancias es lo que hace que haya riesgo o no. El riesgo se mide en función de la toxicidad de un compuesto y de la exposición. Si es un producto muy tóxico pero no hay casi exposición, porque los límites permitidos son muy bajos, casi no hay riesgo. Así, utilizar un pesticida mal en la agricultura tiene riesgos, pero usándolo bien no los hay. Así como los pesticidas los aditivos: si los usas mal tienen más inconvenientes que ventajas. Siempre está el balance “beneficio-riesgo”.

Puede ser, Ariane, que la gente siente también miedo de que en unos años se descubra que alguno de los productos utilizados es tremendamente perjudicial para la salud.
Lo que quiero resaltar es que para utilizar un aditivo o un plaguicida tienes que tener una autorización. No es que se use el plaguicida y luego se evalúe el riesgo. Todo lo contrario: como son sustancias que ponemos deliberadamente en la comida tienes que o bien usar un aditivo regulado o, si quieres usar uno nuevo, demostrar en laboratorio su balance “beneficio-riesgo”. Si no aporta ningún beneficio que los que ya hay no te dejan utilizarlo. Tampoco si no se pueden saber los posibles riesgos para la salud. Se necesita la autorización de un organismo competente.

Pero habrá casos en los que esa autoridad falle.
Claro, pero porque la toxicidad de un compuesto está relacionado con su uso. Si usas mal un pesticida es muy tóxico. Un ejemplo muy claro: la gente cree que el agua no es tóxica, pero si bebes cinco litros de agua seguidos te mueres. Es lo que explicábamos antes de los límites de la toxicidad y la exposición. Salvo raras excepciones, en Toxicología decimos que la dosis es lo que hace al veneno. Hay venenos más potentes que necesitan menos dosis para ejercer su efecto tóxico. La agricultura ecológica lo que tiene es un beneficio ambiental, ya que al usar menos pesticidas estas poniendo menos pesticidas en el ambiente.

¿Entonces todos los alimentos son tóxicos?
Es uno de los motivos por los que hay que llevar una dieta equilibrada. Desde el punto de vista nutricional hay una serie de ventajas, pero también desde el punto de vista de la toxicidad. Estamos consumiendo contaminantes a dosis muy bajas, pero es imposible no estar expuestos a contaminantes: respiramos contaminantes por la calle, hay contaminantes que se forman de manera natural en la tierra…Estamos expuestos siempre, pero debemos no estarlo a dosis mayores de las consideradas como peligrosas. Repito, importa el balance “beneficio-riesgo”, “toxicidad-exposición”.

¿Por qué crees entonces que ha surgido esta moda de consumir productos ecológicos?
Porque, como en casi todo, el mal uso de pesticidas ha tenido efectos graves. Hemos pasado de una sociedad que se ha industrializado mucho (el uso de plaguicidas y pesticidas nos ha llevado a tener la agricultura que tenemos hoy en día) y ahora estamos pasando al otro lado. Yo creo que es muy bueno, porque cuando pasamos de un extremo a otro significa que estamos más cerca de dar con el punto medio. La agricultura ecológica es una moda más de las tantas que vamos pasando, pero creo, sin lugar a dudas, que es beneficioso para la sociedad que haya consumo ecológico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s