Estíbaliz Zubieta, directora artística de Atena: “Intentar hacerles felices es lo que mejor define nuestro trabajo”

  • “Lo que más me satisface son las oportunidades de igualdad logradas para que puedan desarrollarse como artistas y personas”
  • “Intentamos que las familias vean también respuesta a posibles necesidades que puedan tener”

CELIA ERICE /ROCÍO DEL PRADO.- Estíbaliz Zubieta se formó en Educación social y a su vez estudió Terapia ocupacional. Una vez acabó la carrera como educadora social comenzó a trabajar en el Psico ballet de Maite León como profesora. Más adelante trabajaría como terapeuta ocupacional en enfermedades mentales en Padre Menni. Fue entonces cuando empezaría su carrera en Fundación Atena en 2004 como profesora de las cuatro actividades de la escuela: danza, maquillaje, música y teatro. Esta ya había recibido formación como monitora y profesora en la escuela Maite León. En 2006 pasaría a convertirse en la nueva terapeuta ocupacional y, cinco años después, sería a su vez directora artística de la Fundación. Desde entonces es terapeuta ocupacional y directora artística en la escuela de Atena y la compañía de teatro. Al definir con una frase su función en Atena, sonríe y afirma: “Intentar hacerles felices“.

Estíbaliz Zubieta es directora artística y terapeuta ocasional en Fundación Atena.

Estíbaliz Zubieta es directora artística y terapeuta ocasional en Fundación Atena así como miembro del Comité de calidad y responsable del grupo de comunicación de la entidad. C.E/R.D.P.

La función de Estíbaliz Zubieta en Atena

Lo que diferencia a Atena de las demás escuelas de Navarra es que trabaja desde el arte y la pedagogía. Hay siempre una parte artística y pedagógica. Estíbaliz se encarga de gestionar la escuela y la compañía de teatro a nivel artístico. Esto supone, desde la escuela, llevar las programaciones artísticas, los contenidos, programación anual de la escuela, las actividades complementarias a la formación como los talleres, el ciclo de teatro, presentaciones a concursos… Por otro lado, en la compañía de teatro, ella organiza y coordina los ensayos, contacta con las familias y contrataciones externas, y asesoramientos escénicos.

A su vez es miembro del Comité de calidad junto con la directora gerente, Arantxa Garatea, el presidente de la entidad, la responsable de la Junta y una representante de los profesionales. Es la responsable del grupo de comunicación de la entidad. Estos elaboran el plan de comunicación anual y lo ponen en marcha. No solo eso, sino que se encarga de cualquier aspecto relacionado con el dossier de prensa, el contacto con los medios de comunicación, notas de prensa… y en la Compañía ella misma coordina las diferentes partes del espectáculo y el proceso de la programación y contacto con contratantes.

¿Qué es lo que más te aporta de trabajar en Atena?

Es verdad que con los años he perdido la cercanía con los alumnos que una gana al ser profesora. Pero lo más importante para mí es ver personas que están aquí desde hace tanto tiempo y ver cómo hemos crecido en cuanto a entidad y servicios y eso en ellos se ve. Tu ves una progresión conforme van creciendo a la hora de ganar mayor autonomía, destrezas… Se enriquecen con lo que les ofrecemos. Ves que crecen y mejoran a nivel personal, social y también artístico. Lo que me satisface de mi trabajo diario es el hecho de que a nivel social nuestros alumnos cada vez pueden participar como ciudadanos en diferentes actividades según sus intereses. Las oportunidades de igualdad para que ellos puedan desarrollarse como artistas y personas. Tenemos que ver de qué manera se hace para que esto no suponga un problema y puedan hacerlo sin ningún tipo de obstáculo.

¿Cómo se consigue cambiar la percepción que la sociedad tiene de la discapacidad?

Intentamos que la percepción de “cargacambie a nivel social, pero también a nivel personal y familiar. Intentamos que esas familias se apoyen en nosotros y vean también respuesta a posibles necesidades que puedan tener por diferentes motivos. Sobre todo ves esas necesidades con los más pequeños o con familias que se encuentran por primera vez en esta situación. A nivel social, hemos intentado crecer en intervención: Además de trabajar con voluntariado desde los comienzos, con la compañía, que empezó en 2003, hemos intentando ampliar la participación y mostrar a la sociedad lo que son capaces de hacer; con la exposición itinerante, con el taller de cuadros, la participación y colaboraciones en congresos… También con el ciclo de teatro participamos como público y así puedan ver los espectáculos que estén adaptados a ellos.

Intentar que de alguna manera eso se normalice y sea algo abierto. De hecho hemos creado las puertas abiertas este curso para que nos puedan conocer. Todo va enfocado a esto.

 ¿Existe un trato directo con los padres?

Sí. Hay asesoramiento psicopedagógico para las familias y alumnos. Hay un contacto muy directo. Cada curso se presenta un informe con el que las familias ven la evolución de sus hijos y una serie de reuniones programadas que están establecidas. Cuando se trata de un alumno nuevo, siempre hay una primera entrevista, y pasada la fase de adaptación se realiza otra y tiene lugar una final al acabar el curso. Hay un seguimiento tanto familiar como profesional. Si hay otro profesional que trabaja con personas que atendemos y la familia tiene interés en que haya una coordinación con él, también la hay.

¿Cuál es la virtud que más se desarrolla en esta profesión?

Lo importante es la paciencia y el sentido del humor. Es verdad que hay que intentar tener capacidad empática. Es fundamental. Ponerse en el lugar del otro, en su cabeza, y pensar desde su situación y su contexto. Intentar ayudar no por caridad, sino por derecho. Hacer lo posible por hacerle feliz porque nuestro objetivo es que su calidad de vida sea la mejor. Hay que escuchar y ser empático para saber cómo ayudar. Al final hay que tener en la cabeza que eres un elemento más de un todo para ayudar a esa persona. Parte de un puzzle del que nuestros alumnos son el centro. Algo que yo creo que es esencial en este trabajo es que te guste. Si esa condición se cumple, disfrutas mucho trabajando cada día.

Estíbaliz Zubieta coordinó los ensayos de la obra "Despertando el ayer".

Estíbaliz Zubieta, directora artística de Atena y de la compañia de teatro, coordinó los ensayos de la obra “Despertando el ayer” y ayudó en la caracterización de los personajes durante los últimos minutos de los ensayos. C.E.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Trabajar con personas que no se plantean nada y son naturales. Realmente naturales y todo lo que ofrecen lo hacen porque lo sienten, sin segundas intenciones ni hipocresía. Siempre hay una aceptación incondicional a todo y todo el mundo. Eso es algo totalmente admirable. Son personas tan transparentes y tan de verdad que cualquier contacto con ellos es enriquecedor.

¿Qué es lo más duro de trabajar en Atena?

Yo creo que nosotros como personas tenemos nuestras preferencias y gustos. Siempre nos va a costar más congeniar con unas personalidades que con otras. Es pura afinidad. Y hay que saber trabajar con ello. A mí me resulta muy difícil la llegada de personas con ciertos vicios adquiridos ya sea porque han vivido mucho tiempo institucionalizadas o por otros factores. Nosotros intentamos darle la vuelta a esa situación. No queremos que por el hecho de tener una discapacidad mental la persona no tenga iniciativa o tenga esos vicios adquiridos. Muchas veces ellos no tiene la culpa. Es probable que muchos de ellos hayan sido enseñados en un ambiente en el que se consiguen las cosas de una forma nada normalizada. Al final esas personas acaban malacostumbradas.

Y eso hace más complicado plantear ese ideal que tenemos de que ellos puedan proyectar una idea de lo que quieren en su futuro o el estilo de vida que les gustaría llevar.

Hablemos del futuro de Atena…

Nos gustaría que pudiese ser una escuela con una formación artística especializa en personas con discapacidad pero reconocida. Es decir, poder ser una opción profesional de manera oficial. Una formación dirigida a una salida profesional artística para personas con discapacidad intelectual. Con la compañía también tenemos ese objetivo: poder trabajar como una compañía más dentro de lo que es la oferta cultural. En Navarra y fuera de ella. De hecho ya hemos salido de Navarra. Pero no queremos ser requeridos por ser arte y discapacidad, sino por ser una compañía con esta peculiaridad que puede ser interesante a nivel artístico.

¿Existe ese feedback con los alumnos?

Con aquellos que tienen menos problemas en expresarse es más fácil verlo, pero porque no supone tanta dificultad como para otros. Con las personas con más dificultades existe una evolución que todos vamos viviendo. Por mi trabajo me tengo que reducir a ver la evolución de los indicadores en relación a las actividades. Pero el más importante es el que ellos te demuestran. El personal que trabaja aquí conoce a sus alumnos a la perfección, saben cuándo están bien y mal. Saber que el nivel de participación es alto, su situación de bienestar es buena, su satisfacción con las clases… hay que basarse en datos pero también en lo que ellos te dan. Para eso hay que conocerles, y es lo que hacemos. Para ello el trabajo en equipo es fundamental.

Colabora con 1 euro al mes con Atena y visita su página de Facebook y Twitter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s