Pablo Lorente: “¿Realmente mejora tanto con el fármaco como para que compense los efectos secundarios?”

CARLOS ROMEO SANZ.- Pablo Lorente, estudiante del Máster de Profesorado en la Universidad de Navarra, le diagnosticaron Trastorno de Déficit de Atención (TDA) hace 6 meses. En esos momentos, estaba cursando el último año del Grado de Historia. Con la realización del Trabajo de Fin de Grado, empezó a darse cuenta de que no conseguía la concentración necesaria para realizarlo. No obstante, había indicios para sospecharlo: “Realmente, no es una diagnosticación que te venga improvisada, te empiezas a dar cuenta, a lo largo de toda tu vida, que a la hora de estudiar te cuesta concentrarte, que aparece cualquier cosa y te distraes. Llega un límite que, en mi caso, fue la presión de la universidad, de sacar más resultados, presión de trabajos,…  y opté por ir al médico por saber si tenía eso (TDA) y las pruebas lo confirmaron”.

Sin embargo, se muestra escéptico con respecto a la idea del TDAH. “No es una ciencia exacta que te puedan confirmar y que te digan sí o sí, sé que hay pruebas, pero lo mío se basó en contar toda mi experiencia de intentar estudiar y distraerme con cualquier cosa. Entonces (el médico) me dijo: Prueba con esto”. Las distracciones no eran los pensamientos, sino objetos cotidianos como el móvil, el ordenador, libros y revistas.

Aunque hay varios tipos de tratamientos, Pablo empezó directamente con el farmacológico: “Empecé con las pastillas, con la más suave, que si no recuerdo mal eran 14 miligramos. Y va progresivamente, eso viendo hasta que te acostumbras a lo que realmente es tu peso”. Los efectos secundarios del medicamento no afectan por igual a todas las personas. Los más comunes son el insomnio, la falta de hambre o los cambios de humor. “Afortunadamente, todo lo que era sueño, yo no perdí para nada, pues cuando empiezas a tomar la medicación, ese es parte del problema, que no duermes porque, al fin y al cabo, lo que haces es estimular el Sistema Nervioso Central, y hay algunos que no pueden dormir”.

Aunque no tuviese problemas para conciliar el sueño, su cuerpo sí notó los efectos de la pastilla: “Yo, que soy una persona de complexión delgada, adelgacé 4 kilos”. Unos kilos que ya ha recuperado. Asimismo, afirma que la primera semana de adaptación al fármaco, la impresión es extraña, aunque admite que puede no ser general: “Yo tenía una sensación rara en el estómago. Igual fue por el caso mío. No es la sensación de: “Me voy a tomar un ibuprofeno”, te lo tomas y punto, y realmente tu no notas ningún cambio, pero con esto sí”. Es por ello que se muestra crítico con el medicamento, especialmente si es un tratamiento largo: “¿Realmente mejora tanto como para que compense los efectos secundarios? Depende de cada uno, pero yo creo personalmente que no. Te concentra más y te sirve para momentos puntuales”.

Debido a que ya han pasado sus momentos puntuales, Pablo prefiere no seguir con el fármaco: “Ya no tomo la medicación por voluntad propia. En determinado momento me diagnosticaron, y por la exigencia de la universidad, lo necesitaba. Pero, en junio, que ya había terminado los exámenes, me planteé: ¿Si ya he acabado, para qué voy a seguir tomándolo? ¿Es necesario seguir drogándome? Porque al final es anfetamina pura y dura”. Pablo afirma que si puedes hacer una vida normal sin la pastilla, es mejor quitársela, pues cree que, a la larga, es contraproducente.

Pablo explica por qué ha dejado de tomar la pastilla, y expone su opinión de que el tratamiento debería estar sujeto a revisión:

Asimismo, es consciente de que en la sociedad hay mucho desconocimiento (también hay mucha controversia). Esto es lo que intentamos solucionar en este blog. “Como realmente no se sabe, a ciencia cierta, bien tratar el tema del déficit de atención y la hiperactividad, entonces, esto es como el comodín, ¿sabes? Esto tampoco es una panacea universal”. Y opina que sería mejor que el tratamiento tuviese una observación periódica a través de un psicólogo: “En teoría, si  la mayoría de la gente va a un psicólogo, y es él quien le dice: “Mira, ahora vas a estar dos semanas sin tomar la pastilla, o para descansar o para saber qué efecto te hace,…” Entonces, en teoría, medicamente está controlado”.

Comparte tu opinión en redes sociales con la etiqueta #TDAHnavarra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s