A veces donar es imposible

CARMEN ALBA.- Se dice que todo ser humano tiene un deber con los demás. Las donaciones de sangre son un gesto altruista, un deber solidario que tienen las personas sanas con las enfermas. Además, se trata de un producto necesario para la vida y paradójicamente, a pesar de los grandes avances tecnológicos, no se ha conseguido fabricar en los laboratorios.  Por lo tanto, la donación de sangre es un gesto solidario de los sanos con los enfermos que suple un problema público. En definitiva, es un deber de todos con todos.

Sin embargo, antes de continuar, ¿en qué consiste donar sangre? Es un acto sencillo y muy breve. Tiene una duración de, aproximadamente, diez minutos donde se recogen unos 450 ml. de sangre. Esta cantidad solo supone un 10% del total de la sangre de una persona adulta. Además, no supone un riesgo para la salud del donante ya que el proceso está controlado por personal sanitario. Asimismo, tampoco hay riesgo de contagio porque la sangre donada se ve expuesta a un riguroso control exhaustivo para determinar posibles enfermedades contagiosas y, en tal caso, no será utilizada.

El médico del centro de donantes del Hospital General de Córdoba, Pedro de Torres, ha explicado que hoy por hoy, la necesidad de la transfusión es un hecho permanente y aún creciente dentro de las nuevas medidas terapéuticas aplicadas a la actividad asistencial. Mantener el funcionamiento del sistema sanitario requiere unos niveles adecuados de donación de sangre.

En Navarra se encuentra el centro de donación de sangre ADONA que se encarga de promocionar, extraer, analizar, procesar, almacenar y distribuir a los centros hospitalarios, tanto públicos como privados.

De Torres: “Así pues, conseguir unos niveles de donación de sangre adecuados debería ser una prioridad nacional que promueva a largo plazo un número suficiente de donantes y donaciones, al que se dediquen los recursos necesarios y que base su actividad en investigaciones sobre el mundo transfusional pero también en los mecanismos promocionales, el conocimiento de lo que motiva o desanima a la población a donar”.

Según fuentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en España solo se dona algo más de la mitad de lo necesariamente establecido. Asimismo, hay muchas personas que no han donado nunca o, que por razones médicas, no pueden donar.

“Un día en el cole nos dijeron que quiénes queríamos donar sangre. A mí me pareció una idea muy buena y quise aportar mi granito de arena a esta causa solidaria. Con un simple gesto, ayudas a muchas personas que lo necesitan. Antes de hacer nada, hablé con mi madre y me dijo que no podía donar porque tengo hipotensión”, cuenta un voluntario.

¿En qué casos no se puede donar? Según el médico, Manuel Nicolás, hay varias características patológicas que impiden a una personas que sea donante:

  • Prácticas de riesgo de contagio de SIDA, VHB, VHC. Son enfermedades que se transmiten por la sangre.
  • Enfermedades pulmonares.
  • Enfermedades hepáticas.
  • Enfermedades cardiovasculares, renales y neurológicas. Estas tres enfermedades son muy severas e impiden al paciente que pueda realizar el proceso.
  • Enfermedades psiquiátricas. Es muy importante que los donantes sean conscientes de lo que van a hacer.

“Este punto es muy importante en otros países donde la donación de sangre es retribuida y no como en España, que es altruista”, afirma Nicolás.

  • Neoplasias.
  • Enfermedades autoinmunes.
  • Enfermedades infecciosas,como Leishmania o sífilis.
  • Alergias a los medicamentos, como Anafilaxia. Es una reacción alérgica grave, que en este caso puede ser al látex, por ejemplo.

Asimismo, tal y como explica el doctor Nicolás, también se le puede impedir donar a una persona durante un periodo de tiempo determinado. Estos son los casos señalados:

 3 años

  • Tras tratamiento de epilepsia o tras la última crisis. Tanto pos su patología como por su medicación.
  • Paludismo. Personas que lo han padecido y en las que una prueba inmunológica o genómica molecular validada para el diagnóstico de paludismo resulta negativa.

 2 años

  • Tras la curación de Tuberculosis, Brucelosis, Fiebre reumática, Osteomielitis, Fiebre Q. Este tipo de infecciones pueden quedar latentes, es decir, pueden no dar manifestaciones clínicas este tiempo e incluso haciendo sus pruebas de detección no se puede confirmar que no está infectado.

  1 año

  • Tras la curación de sífilis.
  • Tras tener contacto sexual o doméstico directo con personas afectadas de Hepatitis B, Hepatitis C, SIDA, se hayan inyectado drogas por vía intravenosa y/o practicado la prostitución.
  • Tras haber mantenido relaciones sexuales, ya sean homosexuales o heterosexuales con persona/s que no sean su pareja estable y  no haber utilizado alguna medida de protección.

 6 meses

  • Las mujeres embarazadas no pueden donar durante el embarazo y deben esperar al menos 6 meses después del parto o interrupción del embarazo. Hay que tener en cuenta que su estado hormonal hace que su sangre sea algo distinta a la de una persona no embarazada
  • Tras la curación de una toxoplasmosis.
  • Personas asintomáticas que han visitado zonas endémicas de paludismo o de Enfermedad de Chagas.

4 meses

  • Transfusión de componentes sanguíneos. Trasplante de tejido o células de origen humano. Cirugía mayor.
  • Salpicadura de sangre a mucosa o lesión con aguja, ya que puede haber probabilidades de posible infección.
  • Tras examen endoscópico con material flexible.
  • Tatuaje, piercing, acupuntura sin control sanitario. También puede haber riesgo de infección si no se ha regulado de manera sanitaria.

 28 días

  • Estancia en zona endémica del Virus del Nilo Occidental.

 15 días

  • Fiebre mayor de 38 grados. Pseudogripe. Infecciones en general.

“Nuestro cuerpo reacciona en esas situaciones con nuestro sistema inmune y, por ejemplo, puedes tener una leucocitosis normal y con la que has combatido la infección y se ha resuelto perfectamente, pero no es la situación óptima para que tu sangre sea utilizada por  otra persona”, informa el doctor Manuel Nicolás.

1 semana

  • Extracción dentaria. Cirugía menor.

10 horas

  • Toma de mediación, salvo sustitutivos hormonales, vitaminas, aerosoles, cremas, colirios. Por ejemplo, al tomar un Ibuprofeno o una Aspirina, la sangre tiene menor capacidad de agregación plaquetaria, fase primaria de la coagulación.

Teniendo en cuenta estas recomendaciones de distintos expertos, hay veces, en los que por distintas causas, una persona no puede aportar esa ayuda. Sin embargo, se puede ser donante de muchas maneras.

“Llevo intentando ganar peso para poder donar más de un año. Mi metabolismo me impide colaborar con la causa de manera física, por eso soy voluntaria en el hospital para facilitarle la estancia a muchos niños que sufren cáncer o cualquier tipo de enfermedad de la sangre como la leucemia”, cuenta Alicia Roja, voluntaria de Cruz Roja.

Síguenos en Twitter y #Haztedonante contándonos tus experiencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s