El cerebro y el TDAH

BLANCA RODRÍGUEZ G-GUILLAMÓN.- La diferencia entre una persona con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y una persona que no lo tiene se encuentra en el cerebro. Los controles sanos activan unas zonas diferentes a las de los pacientes con TDAH, especialmente cuando realizan actividades que requieren atención. Según el especialista en Psiquiatría infantil César Soutullo, las personas con TDAH “activan zonas que son más ineficaces”. Como consecuencia, los niños se distraen con más facilidad, son más impulsivos y tienen dificultades para establecer relaciones fuertes.

Las personas con TDAH sufren alteraciones anatómico-funcionales a nivel de las estructuras cerebrales y deficiencias a nivel de las redes neuronales atencionales, explica Soutullo en el “Manual de diagnóstico y tratamiento del TDAH” (2007). Estas personas activan zonas del cerebro diferentes a la del control sano. Así, por ejemplo, en la corteza frontal y en las zonas prefrontales se registran alteraciones funcionales y estructurales al generarse una menor actividad, además de presentar un menor tamaño. Es ahí donde se regulan las funciones superiores y ejecutivas como la organización y el razonamiento.

 

Ilustración del cerebro con control normal y con TDAH. BLANCA RODRÍGUEZ G-GUILLAMÓN. Fuente: Fundación CADAH

Ilustración del cerebro con control normal y con TDAH. Autor: BLANCA RODRÍGUEZ G-GUILLAMÓN. Fuente: Fundación CADAH

 

Para compensar esas diferencias, el cerebro activa otras zonas, como las emocionales y motoras, lo que hace que el procesamiento de los datos no sea el adecuado. Como se muestra en la imagen, también en la zona emocional se registra menor actividad. Esta es la encargada de la gestión y control de las emociones: ira, rabia, tristeza, alegría… Y está regulada por el cerebro cognitivo, que se encuentra inmediatamente sobre la anterior. Es la zona encargada de seleccionar las ideas que surgen en la zona prefrontal.

También se han registrado alteraciones químicas en los sistemas neuronales, que son los circuitos reguladores de las sustancias encargadas de transmitir información, al liberar neurotransmisores como la dopamina, que influye en la impulsividad, y la noradrenalina, que controla la excitación y el estado de ánimo.

Las personas con TDAH no actúan de la misma manera, igual que tampoco lo hacen las personas con controles sanos, pero las líneas de investigación han comprobado que en el cerebro existe una actividad menor en la zona prefrontal y que es esto lo que entorpece el aprendizaje y explica una mayor impulsividad. Pero además de estas alteraciones funcionales, influyen las alteraciones estructurales, reducción del volumen de algunas regiones del cerebro, y las alteraciones químicas del sistema nervioso.

Comparte tu opinión en las redes con el hashtag #TDAHnavarra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s