Cuando esperas la llamada de teléfono: en el registro de donantes

CLAUDIA SORBET.- Actualmente REDMO, el Registro de Donantes de Médula Ósea, cuenta con más de 187.000 donantes de médula ósea tipificados según la Fundación Josep Carreras, creadora del registro en 1991.

Detrás de este elevado número hay personas normales que un día decidieron convertirse en donantes. Algunas como Pablo Aicua, protagonista del documental, ya han podido ayudar a un donante compatible, otras, como Igor Garjón y Jose Etxeverria continúan a la espera formando parte del registro. Quizá sus palabras te ayuden como un último empujón para hacerte donante.

Donante Igor Garjón. CLAUDIA SORBET

Donante Igor Garjón. CLAUDIA SORBET

Igor Garjón, decidió hacerse donante de médula ósea el pasado 23 de octubre junto a su compañero de clase Íñigo García. El origen de su decisión comienza con un reportaje solidario que llevaron a cabo, y en el que oyeron hablar de DOMENA (Asociación Eduardo Domezáin Donantes de Médula de Navarra). Tuvieron la oportunidad de entrevistar a Gloria Fernández, madre de Eduardo Domezáin, un joven de 22 años que enfermó de leucemia. “Cuando me dijo que era algo tan fácil y me habló del trasplante a través de la vena, pensé que me haría los análisis y pasaría a formar parte del registro hasta que me llamasen y ayudase en lo que pudiese”, recuerda Igor Garjón.

Iñigo García e Igor Garjón en el Banco de Sangre y Tejidos de Navarra. CLAUDIA SORBET

Iñigo García e Igor Garjón en el Banco de Sangre y Tejidos de Navarra. CLAUDIA SORBET

Cuando acudieron al Banco de Sangre y Tejidos de Navarra decidieron hacerse donantes de sangre y de médula ósea. “Me quedé un poco desanimado porque mi tensión es demasiado baja como para donar sangre, pero a la vez estaba contento porque sí podía hacerme donante de médula”, explica el veinteañero. Le extrajeron una pequeña muestra de sangre y ahí acabó todo.

Muestra de sangre. CLAUDIA SORBET

Muestra de sangre. CLAUDIA SORBET

Tras la extracción de sangre. CLAUDIA SORBET

Tras la extracción de sangre. CLAUDIA SORBET

“No tiene ninguna complicación y te sientes bien porque contribuyes con tu ayuda. No me dolió mucho, en realidad no es nada, es un pinchazo”, señala. “En el caso de que me llamaran y me dijesen que hay un paciente compatible sin dudarlo le ayudaría en lo que pudiera. Creo que si no lo hiciese me estaría portando mal, porque es algo tan sencillo que cualquiera puede colaborar. El salvar una vida con un gesto tan simple tiene que dar una gran satisfacción personal, el poder ayudar a que el mundo sea un lugar mejor”, recalca el estudiante.

Donante Jose Etxeverría. CLAUDIA SORBET

Donante Jose Etxeverría. CLAUDIA SORBET

En el caso de Jose Etxeverría, ya hace más de dos años que pasó a formar parte del registro de donantes. Poco a poco fue leyendo distintos artículos que hablaban de las células madre y su potencial curativo. Además, conocía a una enfermera que participaba activamente en la difusión de esta necesidad. “Bromeaba diciéndome que me había apuntado, que tenía que ir a que me sacaran sangre para analizarla”, recuerda Etxeverría.

“Al final por mi propio pie decidí hacerme donante”, señala. Y también fue acompañado de un amigo que decidió hacerse donante, esta vez llamado Sebas. “Ya que estábamos allí vimos información para hacernos donantes de órganos. En el caso de Sebas fue curioso, porque aceptó hacerse donante de médula ósea sin ninguna duda, pero en la donación de órganos que es algo de lo que no te vas a enterar, le daba cosa”, recuerda riéndose.

“Estaba un poco nervioso, recuerdo que había una pantalla en la que estaban echando Los Simpson y yo intentaba estar concentrado en Los Simpson para no pensar en el pinchazo, así que realmente estaba más concentrado en el pinchazo que en Los Simpson, pero fue un momento”, afirma.

“Algún día te pones a pensar si te llamarán, pero creo que si cualquier persona estuviese en una situación complicada pensaría: ‘¿Qué le importa a esta persona por un pinchazo salvarme la vida a mí o a mi hijo?’ Si lo piensas así realmente sería absurdo no ser donante”, recalca Jose Etxeverría, uno de los 187.000 donantes del registro.

Como ellos, puedes acudir a hacerte donante acompañado de un amigo, familiar, o solo. Como indican, es un momento y un procedimiento muy sencillo que puede salvar vidas. ¿No quieres ser el siguiente en contar tu historia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s