Gara Maquirriain: “Ver avances en los niños con autismo es enriquecedor”

MARÍA GUERENDIAIN.- Gara Maquirriain es Instructora de Perros de Asistencia de Bocalán Biak Bat. Se encarga de la selección, el entrenamiento y todo el proceso de un Perro de Asistencia. Está licenciada en Psicología especializada en el trabajo con niños con dificultades en su desarrollo y también titulada en el Máster en intervención del análisis aplicado del comportamiento (ABA) con personas con trastorno del desarrollo.

Aunque realmente no tiene apenas secuelas, padece parálisis cerebral. Asegura que posiblemente haya sido eso lo que le haga estar más enganchada al mundo de la discapacidad.

Garaxi Maquirriain, trabajadora de Bocalán Biak Bat.

Garaxi Maquirriain, trabajadora de Bocalán Biak Bat. MARÍA GUERENDIAIN

¿Cuándo decides empezar a dedicarte a esto?

Empecé en Bocalán Madrid en 2011. Pero fue por casualidad, porque yo estudié psicología y trabajaba con niños con autismo. Un día un compañero de facultad vino a clase con un perro porque estaba haciendo unos cursos de Bocalán y me llamó la atención. Fui para probar y, aunque no era mi objetivo,  me quedé. Empecé por hacer algo diferente pero me gustó tanto que ya no he salido de ahí.

¿Cuál es el proceso de selección de un perro?

Existen dos vías. La primera opción, y la más habitual, es que el perro nazca en el criadero que tenemos en Bocalán Madrid. A los dos meses pasaría a vivir con una familia de acogida que lo cuidaría hasta que tuviese aproximadamente un año. Después volvería a la Asociación y empezaría a ser entrenado. La otra forma sería adoptar un perro de una protectora, como el que estamos entrenando ahora mismo. En realidad no es mejor una opción que otra, porque lo importante es la base del carácter que tenga el animal. Hay que tener en cuenta que va a estar expuesto a un montón de estímulos (en un Centro Comercial, con niños corriendo y gritando alrededor…) y lo tienen que saber tolerar.

¿Cómo se le empieza a entrenar?

Cuando el perro llega a la Fundación Bocalán todavía no se sabe qué tipo de función desempeñará en el futuro. El primer paso es asegurarnos de que tiene unos hábitos, y que por ejemplo no roba la comida de la mesa ni se abalanza cuando caminas por la calle. Cuando ya se tiene la obediencia aprendida se pasa a entrenar las diferentes habilidades; encender y apagar la luz, abrir cajones, llevar cosas… Pero hay que tener en cuenta que cada situación requiere un aprendizaje determinado. Los perros tienen problemas para generalizar, así que hay que enseñarles por separado a recoger unas llaves que se han caído al suelo o a que traiga las zapatillas cuando te levantas de la cama. Aunque el acto de recoger sea el mismo en los dos casos, para ellos son habilidades diferentes.

Desde un punto de vista más personal, ¿qué supone para ti un entrenamiento?

A mí me gusta mucho entrenar a los perros, pero el proceso de acoplamiento es algo que hay que ver. El primer día ves a las personas con sus miedos, pensando que no saben si van a poder… y al perro le ocurre exactamente igual. Al principio es complicado porque no se entienden, pero conforme van pasando las semanas y se empiezan a generar esos pequeños indicios de relación, es muy bonito. Me encanta cuando comienzan a conseguir cosas en el acoplamiento. Pero sobre todo, cuando hago los seguimientos y les veo desenvolviéndose en su día a día, consiguen hacerme feliz para todo lo que queda de año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s