Su motivación responde al nombre de Kima

MARÍA GUERENDIAIN.- Kima es otra de las protagonistas de la vida de un niño con Síndrome de Down, la de Ander. Con tan sólo 7 años y natural de Vitoria, junto a sus padres Raúl y Susana no dudan en desplazarse a Alsasua para que pueda superarse a sí mismo. ¿Cómo lo consiguen? Realizando Terapias Asistidas con Animales junto a Kima, una joven Labrador Retriever de color negro.

¿Cuándo comenzaron con la Terapia Asistida con Animales?

Empezamos en junio de este año. Antes del verano hicimos tres sesiones y a partir de septiembre las retomamos. Conocimos Bocalán Biak Bat gracias a un logopeda, que nos informó de sus actividades como opción para afrontar las dificultades de lenguaje y comunicación que sufre Ander. Además, como le encantan los animales y en especial los perros, creímos que podía ser una manera de que se esforzase para hablar con ellos.

¿Qué beneficios está teniendo?

Estamos muy contentos porque hemos visto muchos avances. “Kima” ya lo dice perfectamente, “azul” también. Sabe decirle que se siente, que le siga, que se tumbe… Todavía no dice frases sino sólo palabras sueltas, pero para nosotros eso ya es un logro. Lo bueno de la terapia es que mientras Ander y Kima juegan, él está aprendiendo sin darse cuenta. Para Ander es un premio ir a Bocalán para estar con la perrita.

¿Qué otros ejercicios realizan?

También en el tema logopédico se centran en el soplido mediante un circuito con tubos. Lo que tiene que conseguir Ander es, mediante el soplido, hacerle llegar la bolita de pienso a Kima, que se encuentra al final de las tuberías esperando la comida. Otro de los aspectos que trabajan es la relajación. Ander es un niño muy movido y se calma tumbándose y apoyando su cabeza en el lomo de la perra.

¿Qué han supuesto para la familia estos avances?

Estamos muy contentos porque el esfuerzo que está realizando Ander es muy grande. El problema que teníamos antes, y que estamos solucionando gracias a Kima, es que a diferencia de las personas los perros no juzgan. Si pronuncia mal una palabra ella no le dice “Ander, está mal”. Entonces la actitud que tiene es de repetir y repetir la palabra hasta que Kima responde ante esa orden. Lo que nos pasaba antes era que se frustraba y dejaba de hablar.

Entonces, ¿cómo se relacionaban con él?

Estaba tan frustrado que tuvimos que buscar una solución para poder comunicarnos. Optamos por el lenguaje de signos porque si no todo era muy complicado. Imagínate no poder comunicarte con tu hijo… Ahora lo que intentamos potenciar es que, a la vez que dice la palabra, siga haciendo los gestos. De esta manera usamos ambas formas del lenguaje simultáneamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s