Volvo, el compañero de Ibon

MARÍA GUERENDIAIN.- Ibon es un niño bilbaíno de tan sólo 8 años que, a diferencia del resto de chicos de su edad, tiene un Perro de Asistencia. Padece el Síndrome de Sotos, una enfermedad englobada en las denominadas “raras o minoritarias”, que consiste en un sobrecrecimiento cerebral, aunque lleva también una sintomatología asociada como puede ser un desarrollo anómalo de los huesos, deficiencias en el tono muscular y problemas con el aprendizaje o el lenguaje.

Cari, su madre, nos acerca un poco más hasta su historia, compartida con un Labrador Retriever llamado Volvo.

¿Cómo conocieron la Asociación Bocalán Biak Bat?

Fue hace dos años y medio, gracias a un email que nos mandaron desde la Federación de Enfermedades Raras. En él nos explicaban que Bocalán, junto con la Fundación Carrefour, sorteaba en toda España once Perros de Asistencia para niños que padeciesen enfermedades raras.

¿Y cómo le ayuda Volvo a Ibon?

Sobre todo a nivel afectivo, aunque también en la estimulación y como terapia de rehabilitación. Como Ibon tiene dificultades para levantar los brazos lo que trabajamos es conseguir, mediante un palo, que los suba para que Volvo salte y lo recoja. Pero por ahora lo que nosotros intentamos es que Ibon se mueva lo máximo posible. No es que evitemos que Volvo haga sus labores porque le quita los calcetines, le acerca el mando de la tele… pero lo que intentamos es no fomentarlo. Más que ayudarle a nivel de asistencia que en realidad es su función lo que conseguimos con él son otras facetas que ahora mismo son esenciales para el niño. Además a Ibon le encanta porque mientras están trabajando también están jugando.

¿Qué beneficios ha supuesto Volvo?

Todavía es muy pequeño, y supongo que conforme pasen los años y vaya teniendo más dificultades le ayudará de otra manera. Pero algo que cambió gracias a Volvo fue el miedo que tenía hacia los animales. Antes veía a un perro y le daba ansiedad. Pero sin embargo, desde la primera sesión de acoplamiento que realizamos con Gara se le quitaron esas fobias. De la misma manera, antes Ibon era incapaz de dormir solo en su cuarto y ahora duerme con Volvo a su lado y apenas tiene problemas de sueño.

¿Ha vivido Ibon algún momento significativo con el perro?

Cuando Ibon tuvo su primera operación en el Hospital Niño Jesús de Madrid no nos dejaron entrar con Volvo. Pero sin embargo, en una operación a la que tuvo que someterse en el Hospital San Juan de Dios de Bilbao pudimos entrar con Volvo a la habitación. Cuando le subieron del quirófano el perro saltó encima de la camilla. En cuanto Ibon abrió los ojos lo primero que hizo fue buscarle, y la verdad que fue algo precioso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s